Consejos para contratar un albañil

Hace 1 año - Por David Hernando

Consejos para contratar un albañil

Una reforma nunca es fácil y por ello es necesario emplear a personas expertas que se encarguen de hacerla de la mejor forma posible. Y estos son los albañiles. Pero antes de contratarlos, aquí van unos pequeños consejos para que tengas el mejor servicio posible y que la reforma salga perfecta. 

Es bueno que te dejes orientar por personas del sector. Antes de empezar a hacer movimientos, hablar con amigos o conocidos que sean o hayan sido albañiles

También es importante la claridad, es decir, saber exactamente la obra que deseas hacer. De esta manera transmitir la idea a las empresas con las que se contacte será más sencillo y eso podrá evitar futuras sorpresas, tanto en la obra como en la factura final. 

No tener prisas también es clave en las reformas. Piensa detenidamente que reforma se quiere realizar y luego acude a todas las empresas de reformas posibles para explicarles el proyecto y que den todas su presupuesto para más tarde, elegir el mejor posible. Que el dinero que tienes se gaste de la forma más rentable. 

Sería recomendable que se asegure que las empresas con las que se ha contactado estudian de manera adecuada la obra. Que comprueben si existen canalizaciones, tomas de corriente a modificar o cualquier otra cosa que pueda interferir a la hora de realizar la obra. 

Otro consejo relacionado con el anterior es constatar las referencias de las empresas con las que se contactan. Es bueno tener las opiniones de otras personas que han contratado sus servicios para reformar alguna parte de su casa. 

Y volviendo al tema de los presupuestos, es importante no escoger el que sea más barato, porque, como se suele decir, lo barato acaba saliendo caro. Un albañil barato no siempre es la solución y muchas veces, si el precio es bajo comparado con otros, hay que tener cuidado con los posibles timos. No sería ni la primera vez ni la última que se aprovechan de las personas que quieren realizar una reforma. Lo mejor es recurrir a albañiles con buenas referencias. El precio medio de un trabajo de albañiles es de 901 euros. Pero hay un intervalo grande entre el presupuesto más bajo que hay que suele rondar los 250 euros y el más alto es de 2075 euros. Aunque hay que tener en cuenta que estos precios pueden variar según la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...